Taberna Casa Manteca O El Arte Del Tapeo En Cádiz


¡Mirad qué chulada de sitio! No me digáis que no os encantan las tabernas o bares de toda la vida en los que tan buenos ratos de risas y charlas pasamos. Toda España está plagada de estos #benditosbares en los que con un par de cervezas o vinos acompañados de su tapa o ración ya resuelves hasta una comida o cena.

Después de hacer un tour por la hermosa ciudad de Cádiz no nos quedó más remedio que tapear en este emblemático templo del tapeo, fundado en 1953. Está situado en la C/ Corralón de los Carros, 66, 11002 Cádiz y enfrente también está la casa hermana dedicada a las frituras.

Teníamos un hambre canina después de patearnos el centro de la ciudad, así que, no nos privamos y pedimos un montón de cosas para picotear.


Además, estuvimos esperando un tiempito con esto de la reducción de aforo a que quedara hueco en el viejo local. Tuvimos suerte y nos apostamos en la barra sentados los cuatro, tan ricamente.

El local, quizás el más famoso bar de Cádiz es de José Ruiz, conocido como Pepe el Manteca, dueño de un almacén que fundó en 1953 y que tenía junto a él una pequeña taberna a la que iban, entre otros parroquianos, los universitarios a comer chacinas (aún servidas en el papel de envolver) y a disfrutar de la animada charla de Pepe, también antiguo torero.


Por eso la decoración a base de antiguas botellas, carteles taurinos y fotografías antiguas se mantiene con toda su esencia.


Pedimos su Salmorejo con helado de AOVE (Aceite de oliva virgen extra) y virutas de mojama (3,50 €). De escándalo:


No podía faltar una de las especialidades de la casa: los chicharrones especiales (4,20 € media ración) elaborados en un gran trozo de panceta frita que luego se presenta cortada en tiras muy finas. También pedimos el queso payoyo de la tierra con mermelada de espárragos (4,90 € media ración):


Nos llamó mucho la atención la Tortilla de tagarninas y jamón. Las tagarninas son una planta silvestre también llamada cardillo o cardo de olla, muy popular en Cádiz, similar al espárrago aunque no con ese sabor tan potente:


Y claro, estando en Cádiz no podíamos dejar de pedir algo de fritura. No faltaron las tortillitas de camarones, la corvina en adobo y los chocos, servidos en cucurucho, como debe ser:


Ah, olvidaba deciros que pedimos unas croquetas de bogavante absolutamente deliciosas


Realmente bueno TODO. Dan ganas de darse una vuelta completa a la carta, pero necesitamos más visitas. Para repetir sin parar.


Hasta el precioso suelo antiguo de baldosa hidráulica  con su servilleta arrojada tiene su punto...

Imprescindible en Cádiz ***

Comentarios